sábado, mayo 10, 2008

QUIERO


"...Si los sueños, sueños son,
en un sueño tú viniste,
mas los sueños, sueños son,
y, en otro sueño te fuiste..."
.
(Versos inspirados en otros que pude admirar en el Blog de
Blue: http://buendespertar.blogspot.com/)
.
"Quiero..." ¿Quien no de nosotros no ha pronunciado nunca esta palabra?

Yo quiero esto que me rodea: mi casa de fachada vieja, con sus viejos escalones que conducen hasta la puerta. Quiero aquel salón donde he pasado tantas horas, el sofá donde dejé volar mis sueños, la chimenea donde vi crepitar los leños y me ofreció el calor en el invierno, la ventana donde me asomaba en las mañanas para ver la luz del nuevo día, la biblioteca con sus libros viejos que dieron rienda a mis sueños, la colección de música que alivió tantas veces mi alma mientras dejaba volar mi fantasía.

Yo quiero a mi familia, representada en esa madre que me llevó en su seno y que fue capaz de trasplantar a mi pecho, sin cirugía, el latido que del suyo brotaba, y que luego vigiló mis primeros pasos mientras me hacía un hombrecito y que mas tarde me miraba con sus ojos lánguidos mientras me alejaba más y más de casa, quizás con el corazón en un puño, temiendo siempre que no fuera a volver. Recuerdo aquella persona maravillosa que fue mi padre, con su palabra siempre amable, su rostro duro, curtido por el sol y el salitre, la sonrisa siempre entre los pliegues de sus labios, la mirada infinita que escapaba de sus ojos azules y que había buscado más allá del horizonte la respuesta que ahora yo busco desesperadamente a tantas cosas y que él fue capaz de transmitirme esa inquietud que tenía en su alma para que anidara en la mía desde niño.

Yo quiero volver a mi niñez, recorrer de nuevo los caminos que subía hacia el colegio en las mañanas y las tardes recorriendo los callejones de mi Villa ahora ya desaparecidos. Me gustaría volver allí de nuevo, a las viejas aulas ya desaparecidas, con la alegría de aquel tiempo, con la risa y el canto y aquella ilusión en la mañana, las voces cantarinas que lanzaban los amigos y a los que yo mismo me sumaba en los recreos, para luego retornar a los cuadernos y a los viejos libros de tapas desgastadas para aprender las cuatro reglas esenciales, y volver a escribir de todo aquello, en las primeras redacciones que el maestro nos mandaba.

Yo quiero volver a aquellos juegos, quiero también subir al campanario para voltear de nuevo las campanas, quiero pasear allí, ese campo, plagado en primavera de margaritas, pisar esa alfombra blanca y bajar hasta la ría, buscar entre las piedras los cangrejos, mirar pasar el agua que subía la marea, verla dormir plácidamente en pleamar, y marchar furiosa en retirada en su bajar hacia la barra dejando los arenales de la bahía tomando el sol y sintiendo la caricia de la brisa del nordeste, de ese mar en retirada.

Quiero volver a todo aquello, quiero vivir de nuevo ese pasado como si fuera la primera vez que lo viviera, quiero llevar de nuevo a la retina todas las sensaciones de la vida para que mi alma se embriague, se estremezca y siga viva. Para que en un momento dado, como entonces, acuda raudo hacia el cuaderno, tome la pluma y escriba sin descanso de las mil cosas que acudan a mi cabeza y que mi mano, juvenil en aquel tiempo, vuelva de nuevo a sentir la necesidad de plasmar nerviosamente todo eso para que de nuevo la poesía y el amor renazcan en el alma y sea capaz de sentir la lágrima salada correr por mi mejilla mientras agradezco a la vida ser de nuevo un niño y poder estar ahí escribiendo el primer capítulo del libro de mi vida.

"Quiero..." ¿Quien alguna vez no ha querido volver a empezar desde el principio y que todo lo vivido hasta entonces fuera solo un sueño, una pesadilla de la que quisiera despertar volviendo al origen a, ese inicio de la vida?...Quizás todos hayamos querido hacer un borrón y cuenta nueva y volver a ese principio, a ese comienzo para poder tener una nueva oportunidad de reescribir nuestra propia Vida.

Pero todo es un sueño, una utopía. Lo vivido nos ata al presente, la realidad está aquí con nuestro pasado y solo nos queda la ilusión de ese futuro al que debemos acudir sin miedo y procurando hacer acopio de esa carga de sensibilidad, de ilusiones y ¿por qué no?, de los sueños que todos llevamos dentro, quizás escondidos, pero que estoy seguro esperan esa oportunidad para salir en el momento oportuno para llegar a la persona ó personas que sepan leer fielmente ese libro de la vida, que en este caso es la nuestra, y al que llevamos diariamente nuestros sentimientos, nuestras ilusiones y nuestros sueños.

"Quiero..." ¡ Sí, yo también quiero soñar!

Rafael Sanchez Ortega ©
28/05/05

1 comentario:

Blue dijo...

querer es poder...y si tienes la intencion, facil te será..tenerlo.
abracitos