viernes, agosto 25, 2006

DEJAR DE SOÑAR

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Cuando acudí a la playa, en la tarde, me sorprendió ver aquella figura juvenil que estaba escribiendo algo en la arena. Pasé a su lado y ella no volvió la vista, pero no pude evitar leer lo que estaba dejando en la arena mojada: "...No voy a soñar nunca más; no con los ojos abiertos..."

Seguí mi paseo con el alma atenazada por un nudo ante lo que había leído. ¿Como una persona joven, tan bella y linda como aquella jovencita podía escribir algo semejante?, ¿por qué renunciaba al mundo de los sueños?, ¿acaso algún desengaño, algún desamor?, ¿qué le pedía a la vida que los sueños no podían facilitarle?...

Y aquellas frases que mis pobres ojos cansados recogieron al pasar eran solo una parte de un escrito que estaba escribiendo, aquella figura encantadora con la que uno podía soñar, y que sin embargo, por algo que se escapaba a mi comprensión dejaba su huella en la arena con esas palabras: ..."No voy a soñar nunca más, no con los ojos abiertos"...

Decían tanto aquellas líneas que le pregunté al mar si sus aguas, aquellas que volvían de la bahía, en la bajamar, tenían sal, pues si llevaban el salitre entre sus pliegues podían proceder de unos ojos que habían llorado lágrimas amargas. Lágrimas de sufrimiento, de decepciones, de sueños rotos, de esfuerzos inútiles, de tantas cosas...
Y el mar me contestó que sí, que el agua que bajaba de la ría contenía esa sal, esa amargura, esa decepción, pero que también había mucha otras gotas de agua que llevaban el mismo contenido, la misma carga y eran de personas diferentes.

Luego me preguntó que si me estaba refiriendo a alguien en ese instante. Le conté lo que había leído en la arena hacía unos minutos y que me sentía triste por ello.

-¿Triste por lo que has leído?

-Sí, mi dulce mar, mi Mar azul, creo que "son las lágrimas de una persona soñadora que quiere dejar de serlo".

-No te preocupes, "si es un soñador nunca podrá dejar de soñar, ¡nunca amigo mío!"

-¿Cómo estás tan seguro?
-Mira mis aguas, mira las olas, mira la playa, mira ese cielo y mira el verde-azul de este mar con su lamento, ¿crees acaso que alguien que pueda contemplar todo esto dejará de soñar quedando preso con su silencio?...

-Creo que no, que el soñador siempre vendrá. Volverá a tu mar, a tu playa, a tus olas, a tu lado a buscar su sueño, aunque el sueño sea solo eso... "Un dulce sueño".

Rafael Sánchez Ortega ©
26/04/05

2 comentarios:

Besin dijo...

Quisiera contigo
mojarme con lluvia de pasión
y nunca secarme.
Quisiera contigo
crear un espejismo de ilusiones
y hacerlos realidad..
que màs quisiera...dejaràn de ser..solo sueños..

Mey dijo...

algunos sueños sos mas veraces que otros, y a veces, como dijiste en otra anterior, la vida es sueño...

con razon, el mar hace soñar y un soñador no puede sejar de serlo, no para siempre.

Me encanto...saludos